Conferencias realizadas por los particpantes En Trans-ito en Punta Arenas en abril del 2018.

Francisco Aguirre, con su ponencia titulada “Accidentes geográficos en la ruta de los navegantes” dio inicio al ciclo de conferencias que formaron parte de la Residencia Artística en Magallanes.
A través de la presentación de imágenes satelitales, cartas geomorfológicas, mapas antiguos, mapas modernos, dinámicas de formación glaciar que caracteriza la geografía regional, ciclos glaciares e interglaciares, mega fauna y primeros habitantes, el último Máximo Glaciar y su impacto en Patagonia; hicimos un recorrido por las etapas que dan lugar a Magallanes como lo conocemos hoy desde su aspecto geográfico.

Ernesto Fernández de Cabo Arriado, expuso un relato histórico acerca del descubrimiento del Estrecho de Magallanes en 1520, la fundación de las ciudades Nombre de Jesús y Rey Don Felipe en 1584, la toma de posesión del Estrecho en 1843 y la fundación de Punta Arenas en 1848.
Luego profundizó en un personaje relevante para la memoria en Magallanes. Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga mundialmente conocida como Gabriela Mistral quien llegó a Magallanes un 18 de mayo de 1918 como directora del Liceo de Niñas de Punta Arenas. Reorganizó el Liceo, fundó la biblioteca, duplicó la matrícula del establecimiento, le hizo clases a las mujeres de los obreros, dio a luz la revista Mireya, propuso una reforma educacional para Magallanes, escribió Desolación en el Hotel Tres Pasos. El presente año se conmemoran los 100 años de su paso por este territorio.

Santi Maeso, se refirió a la navegación desde una perspectiva histórica y filosófica.
La navegación y el navegante en la época renacentista  supusieron una transformación de la propia navegación (técnica, aparatos, cartografía), pero también una nueva concepción del viaje, del espacio y del tiempo, dentro del marco de la pretendida unidad renacentista. El viaje y los grandes logros de la humanidad (en la ciencia, las artes…) comparten: curiosidad, exploración, pericia, riesgo, comprensión, experimentación y reflexión para luego contrastarlo y llevarlo a la carta desde una concepción interdisciplinar del conocimiento. El viaje de la ciencia y la navegación han transitado en paralelo convergiendo en esa esencia de tratar de explorar hasta el límite, sabiendo que aún quedan nuevos territorios por examinar.
Concluye su exposición con la cita de Pablo Ruiz Picasso: “Sin acabar una obra permanece viva, peligrosa. Una obra acabada es una obra asesinada”.

Ángeles Estévez, presentó su ponencia “Los Navegantes; Ancestrología e inteligencia colectiva de la región de Magallanes” y posteriormente propuso una dinámica de grupo.
La fenomenología dentro del estudio de las Ciencias Sociales, nos abre camino a través de las experiencias para explorar aspectos del conocimiento que desde el punto de vista científico exceden la comprobación. Por este camino y en coherencia con una observación semiótica transgeneracional es posible abordar campos de significado que nos permiten hacer un giro desde la observación de “verdades” hacia la contemplación de asuntos de lenguaje comprendidos como “Paradigmas”. Estas concepciones operan y componen la percepción del entorno propia de una colectividad en distintas épocas. La presentación aborda la mirada de los ancestros, incluye y relaciona a los distintos grupos humanos que forman la historia de Magallanes haciendo una integración que permita reflexionar acerca de la necesidad de un cambio cultural y el desarrollo de la inteligencia colectiva al servicio del desarrollo de la vida y la comunidad en donde la expresión y el arte juegan un rol crucial.

Pablo Quercia, en La Porfía, el espacio de exhibición que dirige, expuso su propuesta artística y el proceso de creación respectivo.
El grabado como la técnica para establecer la fisonomía del Estrecho de Magallanes. Es por intermedio de una travesía, por la navegación de sus aguas, que se descubren cambiantes, los bordes perfilados del canal cabido entre continente e islas. El apunte obtenido mediante el croquis desde el mar enfrentando la luz que nos conecta en un trazado calculado que orienta. Estas costas resueltas en puntos notables: los faros que marcan hitos en el tránsito, desde donde comienza el discurso.

Miquel Planas, como artista visual definió su propuesta en los siguientes términos:
El trabajo actual se plantea a partir del re-conocimiento del paisaje, partiendo del acercamiento a nuevos paisajes a los que nos introducimos a través de imágenes aéreas, que nos explican un “relato” gráfico y escasamente descriptivo de ese territorio debido a su carácter bidimensional, pero nunca aportará la descripción vivencial o emocional. Será la parte de experimentación de ese territorio la que acabará de configurar ese mapa mental; ese re-conocimiento vivido es el que complementará y cerrará la nueva cartografía que nos hará avanzar personalmente.

Teresa Aninat, después de mostrar las obras más importantes dentro de su trayectoria en el Arte Contemporáneo, proyectó su idea de trabajar a partir de la carta astral del día que se ha acordado como descubrimiento del Estrecho, más que enfocarlo sobre la figura de Magallanes. A su juicio, la idea importante es el encuentro de dos mundos en un lugar y tiempo específicos.
Para esclarecer su propuesta toma la cita de Miguel Laborde:
“Magallanes viajó con astrólogo. Como no se embarcara su socio, el sabio y también experto en horóscopos Ruy Faleiro (quien prefirió abstenerse al sacar la carta astral del viaje), apuradamente buscó a otro, San Martín. En tres momentos críticos le encargó consultar a los astros para saber qué decisión tomar. También Pedro Sarmiento de Gamboa los interrogaba.”
LABORDE, Miguel, La carta astral, Diario El Mercurio, domingo 8 de octubre, 2006

Alex Von Bischhoffshausen, hizo una presentación de su trabajo fotográfico y poético realizado en el curso de diversos viajes y posteriormente publicado en libros.
Tal vez la Patagonia… es un recordatorio de esta no-presencia en contrapunto a la presencia … una suerte de búsqueda por lo que ha de quedar, ya sea de la mano del hombre o por la mano de la naturaleza… la inmensidad de lo lejano retratado en la extensión lejana y/o cercana a la vez, versus la obra como tal, que no es más que la interrupción de esa mirada retratada… quizás, es preguntarse: ¿qué es lo que queda después de este pasar o después de este mirar? siendo que estos parajes nos son tan propios, es decir; pertenecen a la memoria colectiva de quienes hemos transitado a diario por ellos… sin embargo, quizás, algo más tiene que decirse a los otros; a los visitantes lejanos, a los espectadores, al simple capturador de estas imágenes… o todo esto, sólo será parte de un sueño?

Rodrigo Molina, expuso las investigaciones que ha estado realizando en los extensos pastizales semiáridos que conforman la estepa, ambiente que transita por  toda la costa Este del Estrecho de Magallanes.
En este paisaje natural y cultural, interactúan especies claves para la configuración de las sociedades que se han sucedido en el extremo austral, como el guanaco. De igual forma bajo un clima extremo se desarrollan plantas nativas aromáticas, las cuales por medio de sus delicados aromas nos permiten evocar experiencias recientes y lejanas, conectando nociones de biogeografía y procesos culturales ocurridos en el territorio-maritorio que simboliza el Estrecho.

Jimena Saiter, presentó su proyecto “Maderas  Nómades” -desarrollado en Puerto Williams, región de Magallanes-, un conjunto de obras escultóricas creadas a partir de maderas rescatadas de las orillas del canal Beagle. También exhibió el libro de Ilustraciones de Mitología Yagán con xilografías de su autoría en su interior.
Y para terminar su participación mostró otra serie escultórica “Maderas Habitadas” un conjunto de piezas taladas en maderas nobles como el lingue, realizadas en Chiloé y Magallanes.

Patricio Vogel, presentó su noción de “Perfecto paisaje incierto” sobre la cual trabajará para la propuesta de obra.
Explicó que en la instancia del laboratorio de la residencia En tránsito en la ciudad austral de Punta Arenas, su presentación giró entorno a cómo la figura del archivo se inserta en su trabajo de artes visuales y cómo dicha motivación era posible de ser encausada en la figura del estrecho de Magallanes y sus alrededores, territorio simbólico que potencialmente podría ser tomado desde varias perspectivas: el  paisaje, la geografía, su historia y hasta incluso su carga mitológica.  Una de las aristas de su trabajo cruza y desplaza los medios del dato certero del archivo con las posibilidades de la contemplación del paisaje e interroga cómo tanto la memoria como el olvido son contenidas en la exuberancia de dicho territorio.
Se refirió a la percepción que tuvo del paisaje en estos términos: “Una de las figuras que me sobrecogió en el territorio del estrecho, fue cómo la mirada se perdía en el horizonte y también la resistencia de ciertos materiales a la inclemencia, particularmente del viento. Materiales orgánicos, como unas pequeñas yerbas van y vienen a causa del constate viento en la  pampa magallánica.
Materiales, resistencia que también podríamos encontrar con los rastros (memoria -olvido) de todos los naufragios que han sucedido en el tiempo en el estrecho, por el afán de descubrir ese paisaje incierto de indeterminados límites, que ahora puedo contemplar”.

Juan José Richards, denominó a su presentación “Cartografía y ficción” y expresó su perspectiva como escritor y diseñador de la siguiente manera:
“Llegué a Punta Arenas para terminar la novela que había empezado a escribir meses atrás, con el propósito de estudiar las nubes como expresiones de tránsito. Me interesaba el cielo austral como campo de estudio y también quería revisar los atlas de dos fragatas francesas que pasaron por el Estrecho de Magallanes entre 1836 y 1838 porque esas publicaciones proponían un levantamiento naturalista del territorio, hecho desde la observación en tránsito y se vinculaban a mi investigación anterior. La idea era pensar el Estrecho como un enclave donde lo momentáneo hace que estén en constante tensión la cartografía y la ficción”.

Thierry Dupradou, expone su trabajo fotográfico realizado en la región de Magallanes bajo el título de “10 años cuativado en terra australis ignota” y comenta que es un recorrido fotográfico, patrimonial, cultural de más de una década de investigaciones de la pampa magallánica, del Estrecho de Magallanes y  sus canales adyacentes, de la misteriosa isla grande de Tierra del Fuego, del famoso Cabo de Hornos… hasta el continente blanco. Agrega que no sólo es una muestra de la belleza natural de esa parte del mundo, sino también, de una investigación y registro  fotográfico de sitios comprobados y patrimoniales culturales durante este Tráns-ito en la Terra Australis.

Claudia Bahamonde, expuso y proyectó imágenes acerca de la representación del territorio de Magallanes y de sus habitantes.
Presentó el trabajo de Conrad Martens (1801-1878), considerado el padre de la pintura realista en Magallanes, quien viajaba a bordo del HMS BEAGLE la segunda campaña hidrográfica británica al mando del capitán Robert Fitz Roy (1833-34). Exhibió la digitalización de su cuaderno de croquis, donde aparecen representados los nativos yámana y aónikenk, más escenas de paisajes y especímenes de la flora y fauna locales.
Luego pasó a la obra de Ernest Goupil (1814-1840) y Louis Le Breton (1818-1866) pintores franceses embarcados en las corbetas L’Astrolabe y La Zélée, bajo el mando de Jules Dumont d’Urville. Estos artistas representaron en una serie de dibujos posteriormente litografiados a los aborígenes del Estrecho – el pueblo aónikenk –  y escenas de paisajes de la zona central del gran canal.
Por último examinó el trabajo de Theodor Ohlsen (1855-1913) pintor alemán, de formación académica que llegó a Chile en 1883 y permaneció en él durante una década, realizando un trabajo de cronista gráfico. Revisó el álbum titulado Dürch Sud-Amerika, (A través de Sudamérica), donde aparecen -entre muchas otras- las reproducciones de los dibujos a carbón, pluma y acuarela que el artista romántico hiciera de la colonia de Punta Arenas, sus alrededores y del pueblo aónikenk.

Javier Canales, junto con dar a conocer su propuesta de instalación, expuso su concepción del arte:
“La obra siempre se ha desplazado entre la naturaleza y la cultura de los pueblos originarios australes, utilizando la cerámica como soporte expresivo. En esta ocasión la referencia conceptual es el estrecho de Magallanes, donde se manifiesta a través de la instalación de una serie de piedras hechas en cerámica, acompañadas del sonido del mar, que han sido testigos de grabar la memoria del tiempo de este espacio geográfico único”.

Mauricio Ojeda, artista visual, definió su proceso creativo y su relación con el arte de la siguiente forma:
“Un viaje al interior de mi mente donde habita el equilibrio de lo interno y lo externo, la calma y la tormenta que se enlazan como el agua, que fluyen con naturalidad; penetran en un mundo más profundo, en el que todas las formas de arte (de cosas experimentadas interiormente) fluyen juntas, y en el que la armonía del alma y del cosmos, en la nada, tiene su resultado en la realidad. Permitiéndome adentrarme en el espacio dentro de los espacios”.